¿Cómo bajar tu ansiedad a través de tu alimentación?

La ansiedad fácilmente provoca ataques repentinos de apetito. Comer lo primero que uno encuentra y asaltar la nevera son dos indicadores muy comunes de este trastorno. Hasta hace poco, los científicos habían identificado sólo unas pocas sustancias químicas y hormonas que regulaban los procesos corporales y cerebrales, como la insulina, la adrenalina, la noradrenalina y el glucagón.

Pero, en las últimas décadas, el historial químico se ha vuelto de manera considerable más complejo con cientos de compuestos (neurotransmisores) recientemente identificados que regulan desde el estado de ánimo hasta lo que se quiere comer, incluso si experimentas dolores de cabeza o si desarrollas enfermedades del corazón.

Se han identificado al menos setenta neurotransmisores que regulan la función nerviosa, incluidos la memoria, el apetito, la función mental, el estado de ánimo, el movimiento y el ciclo vigilia-sueño.

No hay texto alternativo para esta imagen

Por ejemplo…disponer de una cantidad reducida de neurotransmisores acetilcolina provocaría pérdida de memoria, mientras que una cantidad reducida del neurotransmisor norepinefrina causaría depresión.

El estado de ansiedad está estimulado primero por pensamientos futuristas que nos dan el sentimiento de no tener el control, aunado a una alimentación que químicamente despiertan en el cerebro estados de angustia y alerta constantes (American Psychiatric Association, 1994).

Afrontar la ansiedad puede ser un desafío y, a menudo, requiere hacer modificaciones en el estilo de vida. No existen cambios alimentarios que puedan curar la ansiedad, pero prestar atención a lo que integras en tu dieta diaria puede ayudar. Aquí algunas ideas de alimentos.

  1. Magnesio: regula el sistema nervioso y por lo tanto te permite mantener la calma y dormir mejor. Presente en el tomate y el plátano en altas cantidades.
  2. Aguacate: ricos vitamina B estimulan la liberación de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina lo que favorece el estado de ánimo.
  3. 3.- Los ácidos grasos omega 3: son buenos para combatir la ansiedad, de manera que alimentos como el salmón, las sardinas o los boquerones, chía y linaza, benefician nuestro sistema nervioso.
  4. Hidratos de carbono complejos: se cree que los hidratos de carbono aumentan el nivel de serotonina en el cerebro, lo cual genera un efecto tranquilizante. Algunos de ellos son los granos integrales, por ejemplo, avena, quinua, y panes y cereales integrales. Evita los alimentos que contienen hidratos de carbono simples, como las comidas y bebidas azucaradas y de harinas blancas.
  5. La ashwagandha. es una planta de la tradición india, también conocida como withania. Es un adaptógeno con múltiples beneficios para la salud; ya que funciona como antiinflamatorio, ansiolítico, neuro protector, antioxidante. Lo encuentras en pastillas en cualquier tienda naturista.

Evita:

  1. Azucar: el azúcar refinado o en jarabes, maltosas y dextrosas que están presentes en la mayoría de los alimentos procesados, generan un alto nivel de estrés en el cuerpo, además de inflamar las células y provocar un alto nivel de adicción al efecto del azúcar en el cerebro.
  2. Alimentos altos en sodio: El exceso de sodio en el organismo lo que hace es inhibir la absorción del potasio, un mineral necesario para el correcto funcionamiento nervioso,
  3. Limita o evita la cafeína: Trata de consumirla de tés y granos de café orgánicos. Evita cafés de cafeteras que se mantienen por horas en la cafetera. La cafeína en moderación y de calidad puede ser benéfica para algunos, pero si tienes un alto nivel de ansiedad no es recomendable.
  4. Alcohol: Este puede producir inmediatamente un efecto tranquilizante. Pero, a medida que el organismo lo procesa, puedes ponerte irritable. El alcohol también puede interferir en el sueño. El único alcohol recomendable sería el vino tinto y solo una copa al día.
  5. La nicotina es otro estimulante que no podemos pasar por alto, y es que su ingesta produce vasoconstricción, acelerando el ritmo cardiaco y manteniéndonos más alerta y activos de lo normal. Esta aceleración de la circulación lo que hará será mantenernos más acelerados.
No hay texto alternativo para esta imagen

Los cambios en la alimentación pueden marcar una diferencia en tu estado de ánimo general y en la sensación de bienestar, pero no sustituyen el tratamiento psico-emocional.

Los cambios en el estilo de vida, como mejorar los hábitos de sueño, aumentar el apoyo social, utilizar técnicas para reducir el estrés y hacer actividad física de forma regular, también pueden ser de ayuda.

Sobre todo, se paciente contigo y procura vivir en el hoy, confiando en ti y que todo tiene una razón de ser tal cual es, aún cuando en ese momento no te sea claro, la razón llegará a ti si te abres a aprender de tu proceso.

Para consultas personales para trabajar la ansiedad con Sofia Chufani enviar un mail a: sofia@coachingsofiachufani.com

Síguenos en Chufani wellness para más tips de bienestar integral.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

Buscar en la web...

Toma una sesión personal

Escoger sanar, no significa que el daño nunca existió. Significa que aquello que nos dañó, no controla más nuestras vidas.

Publicaciones interesantes

TAL VEZ TE PUEDA INTERESAR...

IMG_6926
RECURSOS
GRATUITOS

Cursos de más de 4 horas de contenido audiovisual para tu transformación interior

 
IMG_9074
TIENDA

Compra y recibe directo a tu casa tus Flores de bach personalizadas, baja ebooks y mucho mas

 
IMG_9617
SERVICIOS EMPRESARIALES

Si eres parte de una empresa que desea incorporar herramientas de bienestar para elevar su productividad, este es el espacio para ti. No dejes de contactarnos. Tenemos opciones para todo tipo de empresas.

Abrir chat